Ciertas Causas Sociales No Pueden Esperar #WeWontWait16

causas-sociales-wewontwait16Tuve el honor de asistir a la Conferencia We Won’t Wait (No podemos esperar) que se efectuó en la capital del país, Washington DC. Y volví a mi casa motivada por todas las cosas que aprendí pero también conmovida por haber escuchado tremendas historias en las cuales se reflejan las causas sociales más sensibles. Me refiero a las causas sociales que necesitan una solución urgente, tales como: el sistema de Inmigración, la equidad salarial, licencia de maternidad y de enfermedad, aumento del salario mínimo, violencia de armas hacia las minorías, derecho a la reproducción entre otras. Estas causas sociales fueron expuestas por diferentes agrupaciones las cuales también asistieron a la conferencia.

Durante la conferencia que duró dos días durante los cuales hubo diferentes paneles en los cuales se trataban diferentes temas expuestos por sus expertos.

En el primer día todos asistimos a la presentación “conversación en la mesa de la cocina”, donde escuchamos a diferentes mujeres que contaban sus historias personales, todas ellas conmovedoras, estas mujeres que se armaron de coraje para compartir sus problemáticas y cómo estas son vulnerables por falta de legislación o de regulación de estas. Esa mañana escuchamos las historias de Shaila Arias, (MomRising), a Ana Ceñeguez (National Domestic Workers Alliance), Liz Fredette (Family values at Work), Channel Haley (Equality Federation Of Georgia), Seydi Sarr Caring Across Generations) EMily Uy, (National Domestic Workers Alliance, Pilipino Workers Center), amanda Williams (lilith Found). Esta parte de la conferencia quedó plasmada en mí por la profundidad de las historias, no es lo mismo ver las historias por televisión que escucharlas de la misma persona que las sufre y lo más conmovedor es que no son historias aisladas, son historias que se repiten todos los días a lo largo del país.

Una de las historias que más me emocionaron fue la de Ana Ceñeguez una madre de 7 hijos que inmigró desde su país natal El Salvador huyendo de la violencia y la pobreza extrema. Ana cruzó la frontera por México después de haber perdido un hijo por desnutrición. Luego instalada en los Estados Unidos quiso traer a sus hijos mayores de tan solo 10 y 11 años, pero estos fueron detenidos por la guardia fronteriza. En una situación tan desesperante Ana decide ir por sus pequeños, pero se perdieron en el desierto y la patrulla fronteriza los detuvo nuevamente. Ana con mucho esfuerzo trabaja para mantener a sus 7 hijos pero teme ser deportada en cualquier momento. En sus palabras textuales “No quiero dejar a mis  dos hijos ciudadanos aquí (EEUU) pero tampoco los puedo llevar a mi país a condenarlos a la pobreza, al hambre y/o a la muerte”. La realidad es que Ana como tantos otros inmigrantes no pueden volver a su país ya que enfrentan demasiadas limitaciones, sin embargo con su trabajo contribuyen a la economía de Estados Unidos todos los días. Ana se hubiera beneficiado de la ley que quedó bloqueada en la corte suprema de Justicia. El sistema de Inmigración está totalmente roto y necesita una reforma integral para poder sacar de las sombras a millones de familias que temen ser separadas. Esta historia tocó profundamente mi corazón, yo como esa madre también emigré  de mi país buscando un futuro mejor para mi hija, y con trabajo y esfuerzo lo he logrado en este país.wewontwit16-causas-sociales-que-no-pueden-esperar

La historia de Shaila Arias también me pareció muy familiar y me tocó el corazón. Sheila contó cómo tener hijos con necesidades especiales impactó su vida en muchas formas, pero además se encontró con un montón de trabas para poder trabajar y obtener un cuidado adecuado para sus pequeños. Sheila luchó para que sus hijos fueran aceptados en guarderías (Head Start) ya que el cupo es muy limitado y descubrió como muchas madres en su misma situación se encuentran atrapadas en un sistema sin oportunidades, familias que necesitan trabajar y obtener el pan de cada día.

Esa mañana estuvo cargada de emociones, de sentimientos de lucha y compasión. Creo que los sentimientos fueron colectivos, ya que se sentía en el ambiente una conección especial, una hermandad…

Vigilia “Nuestras familias Valen la Lucha” (Our Families Worth The Fight)

Esa noche fuimos a una vigilia en la Plaza llamada Freedom Park. La vigilia era para conmemorar a las personas asesinadas con armas. En la vigilia pudimos escuchar el testimonio de madres y familiares de las víctimas de la violencia. Es tremendo escuchar a esas madres, el dolor de perder a sus hijos estaba entre nosotros. No hay consuelo pero si el pedido de justicia, y me sentí bien de estar allí. Siempre que veo esas noticias en la televisión pienso qué se puede hacer al respecto? Y en ese momento sentí que estaba haciendo algo importante, transmitiendo la necesidad de JUSTICIA. Necesitamos una solución para el problema de violencia que enfrentan las personas de la raza negra. NO podemos esperar!! We Won’t WAIT!!!!

ciestas-causas-sociales-no-pueden-esperarEl día siguiente estuvo cargado de energía tuvimos en honor panelistas de lujo, entre ellos el Secretario de Trabajo de la Nación Thomas Pérez, y la congresista Gwen Moore (Wisconsin-4). Aprendimos de la mano de estas personas muchos valores y causas que ellos quieren promover, entendimos cuales son los problemas que más nos afectan y cómo podemos colaborar con nuestra participación. Particularmente me impresionó la energía del Secretario de Trabajo Thomas Pérez, este hombre de apariencia sencilla llenó la conferencia de ideas y motivación. Compartió cuáles son las causas en las que necesitamos poner énfasis, entre ellas el aumento del salario mínimo, la licencia de maternidad paga y de enfermedad. Contó una historia de una mujer que pocas semanas de dar a luz tuvo que volver a su trabajo de chofer de bus escolar con su niño recién nacido y cómo su bebé era vulnerable a enfermarse por contagio de los niños que viajaban en el bus. Estos niños tiene que ir a la escuela enfermos porque sus padres no los pueden cuida, y que no cobran por días en lo que necesitan cuidar a sus familias. Estas cosas tienen que cambiar. También se refirió al sueldo mínimo, “Las personas que tienen un salario mínimo no deberían vivir en pobreza!”.wewontwait-causas-sociales

Escuchar a estas personas que están en el poder me motivó mucho también porque nos dieron la impresión que necesitan nuestro apoyo. Estas personas quieren que con nuestro voto los respaldemos, mucho hay por lograr y no sólo depende de ellos. Ellos tienen poder pero el pueblo los elige y el pueblo somos NOSOTROS.

Estas causas sociales no pueden esperar, necesitamos soluciones, legislación y regulaciones que mejoren el sistema en beneficio de todas las personas.

Quiero aprovechar para agradecer a Mamás Con Poder por la invitación, aprendí mucho, recibí mucha motivación además tuve la oportunidad de compartir con amigas y hacer nuevas amigas. También tuve la posibilidad de viajar con mis niñas lo cual me hace muy feliz. Les recomiendo que visiten Mamas Con Poder y leen sus interesantes artículos. screen-shot-2016-09-22-at-5-14-41-pm

One comment

Qué te parece este artículo? Dime lo que piensas