Concierto de Primavera en la escuela

Esta es mi época preferida del año, la primavera cerquita de las vacaciones, ya con menos abrigos y las calles llenas de flores. Pero mi evento preferido es el concierto de primavera, ya que mi hija (14) está en el coro de la escuela!!
Para nosotros  es un orgullo enorme, parece ayer cuando era pequeña y no hablaba, había perdido la habilidad de hablar y su comunicación era muy limitada. Tubo intervención temprana y en la escuela le enseñaron el idioma de señas, poco a poco fue aprendiendo palabras, una por una. Cada una fue de mucha alegría para nosotros que esperábamos cada sonido con ansias de sentir su voz.
 La música siempre fue muy importante para ella, desde que ella estaba en mi vientre le poníamos música para que descansara, ella  estaba en actividad constante. Desde muy chica empezó a cantar, cantaba más de lo que hablaba. Desde cuarto grado se integró en el coro de la escuela. Lo disfruta mucho, después de cada concierto  se emociona  y que privilegio el mío, cuando me abraza fuerte con tanta emoción! Ella es soprano tiene una voz hermosa no sé de donde la sacó, definitivamente no de mi. Pero tiene ese don y le ha ayudado a integrarse con los demás estudiante y a hacer amigos.
Para padres de niños con autismo este tipo de don no es sorprendente, tal vez escuchan estas historias a menudo. Pero quiero rescatar el hecho de que años atrás cuando me dieron semejante diagnóstico nunca me hubiera imaginado ver a mi hija en un escenario, o presentando una canción. Quiero darle esperanzas a esos padres que están empezando en este camino. Quiero darles la esperanza que me hubiera gustado tener 11 años atrás cuando no se sabia mucho de este tema ni se hablaba casi de autismo, cuando no escuchaba la voz de mi hija. Cuando no veía la luz al final del túnel.
Unas de las canciones del repertorio fue  de Adell “Someone like you”, que emoción no pude evitar derramar unas lagrimitas esas voces tan hermosas, final de año mi hija cantando me conmueve.

Qué te parece este artículo? Dime lo que piensas