Sal Rosada del Himalaya

Sal Rosada del Himalaya

Sal Rosada del Himalaya

Hace un tiempo vino mi cuñada a  mi casa y le causó mucha gracia encontrar Sal rosada del Himalaya en mi cocina. Es muy típico que mi familia se sorprenda de mis ocurrencias, ya que mi casa luce diferente todo los días dependiendo de mis estados anímicos, mis ideas y proyectos, incluso los de mis hijos, que son más ocurrentes que yo misma. Pero encontrar cosas raras hasta en la cocina parece que sorprendió a mi cuñada. Para mi sorpresa, me di cuenta que mucha gente no conoce la sal rosada ni sus usos. A continuación te cuento qué es la Sal Rosada del Himalaya y sus múltiples aplicaciones en el hogar.

Sal Rosada del Himalaya

Descubrí la sal rosada cuando buscaba formas de incorporar más nutrientes a nuestros alimentos. Luego de leer acerca de sus propiedades la encontré en una tienda de alimentos orgánicos. Y desde entonces sigo usándola ya que es sumamente beneficiosa. Pero por qué decimos que es beneficiosa? La sal rosada a diferencia de la sal de mesa común esta compuesta de muchos minerales, se cree que más de 80, que son muy fáciles de digerir y asimilar. Al ser su composición mineral y nutritiva, libre de procesamientos industriales no tiene las contraindicaciones de la sal común. Incluso contiene energía fotónica (del sol) almacenada por millones de años.

Es llamada comunmente Sal Rosada del Himalaya, porque en el Himalaya se encuentra su yasimiento, pero también la encontramos como sal Andina  en Sudamérica, tanto en  Perú como Bollivia. En casa la usamos para la comida pero se puede usar para baños. Incluso existen unas lámparas hechas con rocas de sal rosada que irradian una luz tenue muy apropiada para la meditación. A mi mamá le regalé una hace unos años atrás. Su sabor no varía con la sal común pero tal vez es un poco más intenso. Se las recomiendo.

This entry was posted in niños.

8 comments

  1. Naturalmente Mamá says:

    La he visto y le pregunté a mi nutricionista si era mejor cambiarse a ella y me dijo que a la final, lo importante era fijarse bien en la cantidad de sal que se consume, porque el sodio era lo que realmente importaba, así que a la final no me dio por comprarla y nunca la he usado

  2. Desirée says:

    Las lámparas de sal rosada las conocía (pero ni siquiera sabía que era sal!); voy a acercarme a las tiendas ecológicas de acá, a ver si la encuentro.

    Gracias por el post, Laura.

Qué te parece este artículo? Dime lo que piensas