Una Noche de Princesa en la Mansión Versace

Pensé mucho antes de escribir este post “Una Noche de Princesa en la Mansión Versace”. Por una razón y  es que no soy muy amiga de compartir mi vida personal. Pero esta noche que les voy a compartir, es parte de un sueño hecho realidad. Una noche que me hizo retomar mis viejos sueños. Me inspiré y puedo decirles que creo en el poder de los sueños hoy más que nunca. Creo que como madres, con tantas responsabilidades nos olvidamos de nosotras y hasta de los sueños que teníamos, para darle lugar a la rutina y a la problemática de nuestra vida diaria. El problema es que cuando hacemos esto nos estamos dejando a nosotras mismas de lado . Dejamos las ilusiones y los deseos a un costado. Esta salida con mi esposo me hizo pensar en mi y en las cosas que una vez me gustaban en nuestra relación y en retomar muchos otros sueños…

En espacio, mi blog les he compartido los problemas que mis hijos tienen y cómo trato de sortear obstáculos y dificultades en el camino. Pero no sólo soy madre, también soy mujer y tengo un esposo con el cuál trabajamos todos los días de mantener la llama del amor viva. Hace 22 años estamos casados y a pesar de todas las situaciones que hemos pasado, seguimos apostando a nuestra pareja. Cosas como esta noche me hace pensar que me escucha, que conoce cuales fueron mis sueños incluso aquellos que tuve de chica y los tiene en cuenta.

Ahora les cuento cuál fue ese sueño. 

Años atrás cuando era una adolescente me gustaba comprar la revista Vogue. No me era nada fácil me gustaba la versión americana o Italiana y me costaba como $17 dólares, que en ese momento en Argentina era bastante dinero para una chica de 16 años.  Eso no importaba, con mis primeros trabajos apenas salía el número iba al puesto de diarios y revistas a comprarlo.  Me encantaba ver las páginas llenas de “Glamour”, siempre fui una enamorada del diseño, buscaba arte en todas las cosas. Por aquellos momentos en los 90′ Giani Versace se había impuesto como un diseñador de vanguardia en la alta moda. Sus modelos mostraban sus diseños impregnados de arte, combinaciones llenas de colores fuertes y con dorado,  dibujos del arte clásico, marcando un estilo una época. En uno de esos números de Vogue una vez me encuentro con la Mansión Versace en Miami y me deslumbró. En la revista se publicaron fotos del interior de la mansión, sus cuartos en suit y esa pileta de mosaicos que él mismo diseñó. Mandando a hacer los mosaicos con láminas de oro y comprando las fuentes de siglo XVI Wow! Desde ese momento quedé impresionada con la visión de este artista, porque eso es lo que es Gianni Versace, mucho más que un diseñador, un marcador de tendencia, un visionario.Noche de princesa 3 Mansión Versace

En fin, desde ese sueño de conocer la Mansión Versace muchas cosas pasaron, murió Gianni, me casé vine a Estados Unidos tuve 5 hijos y mil cosas más. Gracias a la vida tuve el placer de vacacionar muchas veces en Miami, ciudad que amo! Y cuando pasaba por la Mansión Versace en South Beach siempre les decía a mis hijos un día iba a entrar! Las imágenes del interior de la mansión que había visto tantos años atrás estaban en mi mente tan frescas que las podría describir de memoria. Mis hijos se reían… Pero ese día llegó.

El mes pasado estaba armando un rompecabezas con mi esposo cuando de pronto se puso serio,  y me dijo que tenía pasajes para que ir a Miami, nosotros solos, sin los niños. QUÉ??? Durante esa semana habíamos pasado por muchas cosas, especialmente con los niños. Era Martes y me decía que el próximo Viernes a la mañana tomaríamos el avión para Miami. La verdad yo lo quería matar!! No estaba preparada para dejar los chicos ni para viajar. Pero bueno lo hecho hecho está y la verdad que 2 días de descanso nos venían muy bien.

El primer día en Miami paseamos por el distrito de Arte, comimos en un restaurante muy moderno y pasemos por esas tiendas tan caras! Qué maravilla el arte y el diseño en un sólo lugar, todo lo que a mi me gusta. Al día siguiente fuimos a la playa, nadamos y comimos pizza Argentina. Volvimos al Hotel a cambiarnos la ropa y volvimos a South Beach para visitar una de las exposiciones de Arte que había en ese momento. Más que contenta disfruté de eso muchísimo, el arte es mi inspiración. Aprendimos de nuevas tendencias y conocimos acerca de nuevos artistas apreciando las obras expuestas. Una maravilla. Una vez que salimos de allí, noté que mi esposo estaba apurado, me llevaba de la mano con prisa. Con el ruido de plena calle Ocean Drive un sábado a la noche, la verdad dudaba mucho que quería comer algo por ahí. Ya estábamos cansados durante esos dos días en Miami habíamos hecho de todo. Entonces le pregunté si realmente quería comer por ahí. A lo que me contestó, “quiero comer en un lugar romántico”. Yo me extrañe, es decir me encanta Miami Beach, es colorido, loco pero no muy romántico.

Llegamos a la Mansión Versace

Tomados de las manos llegamos al sitio que jamás me hubiera imaginado: La mansión Versace o como realmente se llama, Casa Casaurina. Como si todo lo que estaba pasando no fuese mágico para mi, en el mismo momento que estábamos entrando sonaba el tema de Aeroesmith “I don’t want to miss a thing”. Fuimos dirigidos hacia el patio de la casa donde bajamos esas escaleras maravillosas y pude ver esa piscina. Qué maravilla, es mucho más hermosa de lo que me imaginaba. La noche le da una magia esplendorosa. Cenamos en el patio a la luz de una vela junto a la piscina diseñada por el mismísimo Gianni Versace! Pude ver por mi misma la delicadeza del diseño en sus mosaicos. Las fuentes y los escalones en esa luz azul que realzan el dorado de los azulejos. Qué belleza! Durante la noche, (que yo no quería que terminara jamás) se escuchaba música romántica, todo los temas que me gustan.

En cuanto al menú de la Casa Casaurina 

La comida fue tan deliciosa como bella. Los platos tienen una presentación inmejorable. Para comenzar tomamos una Margarita de Gianni que viene decorada con hojas de oro, exquisita. La acompañé con ensalada Gianni. Para el plato principal pedí “Risotto alla Milanese” super cremoso, viene con espárragos y hiervas. Mi esposo pidió “Gnocchi di Granchio”. Para el postre pedimos un suflé con chocolate, el sabor era rico pero no demasiado intenso, venía acompañado por diferentes texturas y también con hojas de oro.

mansion Versace

Si bien mi esposo había reservado con anticipación, los precios no me parecieron algo fuera de este mundo. Es más he pagado mucho más por platos menos lujosos aquí en New Jersey. Fue una noche inolvidable, definitivamente me sentí como una princesa. Y no es para menos, por esta mansión han pasado  celebridades como tales como Elton John, Madona y la misma Princesa de Gales Lady Di, así como muchos otros músicos y personajes de la moda.

Otros datos curiosos de acerca de la Mansión Versace O The Villa Casa Casuarina

  • Gianni Versace adquirió esta mansión por $2.9 millones de dólares y le hizo renovaciones y ampliaciones por $33 millones de dólares.
  • La piscina que observamos en la foto fue diseñada por Gianni y construida en Italia, luego fue separada en piezas para ser enviada a Estados Unidos donde se empleó un equipo de 75 personas para armarla.
  • El cuarto preferido de Madona es el cuarto hecho para Donatella (hermana de Gianni) que es el único que cuenta con una bañera
  • Gianni diseño un cuarto especialmente para su sobrina Allegra que es fanática de los pájaros.
  • Las estatuas que rodean la piscina fueron compradas por Gianni en Francia datan del siglo 16.
  • Se presume que la piscina de la Mansión contiene un mensaje encriptado.
  • En el año 97 Gianni Versace fue asesinado en la puerta de esta Mansión.

One comment

  1. Romina Laura says:

    Que hermosa experiencia Laura! La verdad que no sabía de la existencia de esta mansión, realmente es bellísima! Y ahora me quede con la intriga de por qué lo mataron a Gianny?

    Me alegro mucho que hayas cumplido tu sueño, es inspirador!!

Qué te parece este artículo? Dime lo que piensas