Fibromas, Miomectomía y Mi Experiencia Personal

Read this article in english

Nota: Los consejos y datos de salud en mi blog son sugerencias, basadas en mi experiencia personal y como parte de mi propia investigación, no pretenden reemplazar la consulta a un profesional de la salud.

    A dos meses que pasaron desde mi cirugía, puedo decir que  me encuentro feliz de haber tomado esa decisión. Tengo que reconocer que fue una experiencia como ninguna otra. Después de tener una cirugía en el corazón pensé que este proceso iba a ser fácil y rápido pero estaba equivocada, vi todos los colores de un claroscuro, fue un periodo extraño. Aprendí mucho de esta experiencia y además de eso tuve la invaluable oportunidad  de conocer a personas increíbles que trabajan dando lo mejor de ellos en pos de mejorar la calidad de vida de los demás.

Qué son los fibromas?
 Los fibromas o también llamados miomas, son tumores no cancerosos que crecen en las paredes del útero y pueden presentar síntomas o no. Existen varias formas de tratar los fibromas, que pueden incluir cirugía. Hay diferentes tipos de cirugías, menos invasivas como la laparoscópica robótica y la Miomectomía histeroscópica; o más invasivas como la Miomectomía y la histerectomía. En la Miomectomía se extraen los fibromas conservando el útero, en la histerectomía, es el procedimiento más común y el útero es extraído.  La Histerectomía, trae su controversia, es la segunda cirugía más común después de la cesárea. Un estudio titulado, “Hysterectomy Surveillance” indica que al en Estados Unidos se producen 600.000 histerectomías cada año. En un artículo del New York Times, Natalie Angier afirma, “Una de cada 3 mujeres tendrán una histerectomía a los 60 años.” siendo Estados Unidos uno de los países con más incidencia del mundo en esta cirugía. Quiero pensar que ese número hoy es menor, sobretodo porque la tecnología ha desarrollado métodos como la miomectomía laparoscópica o robótica y la Miomectomía histeroscópica siendo métodos mucho menos invasivos. De todas maneras cabe aclarar que existen muchos otros tratamientos y es el doctor quien evalúa cuál es el procedimiento ideal para cada paciente, porque además de ser el experto, esto depende diferentes factores, tales como el tamaño de los fibromas, su ubicación, la paciente etc.

Miomectomia, fibromas y mi experiencia personal

Mi experiencia

El verano pasado tuve algunos síntomas raros, coincidió con una visita de rutina a mi doctor clínico, este me mandó a hacer un sonograma y pocas semanas después me anunciaron que tenía un fibroma, justo antes de tomar mis vacaciones. A mi vuelta, visité al ginecólogo con los resultados del sonograma. El ginecólogo me dio la opción de no operarme y esperar que con la menopausia el fibroma se redujese, pero me pareció absurdo. Por qué esperar? Por qué razón querría mantenerlo en mi cuerpo? El estudio confirmaba que el fibroma era grande, yo padecía de hemorragias, seguir con esa situación, no tenía sentido para mi, especialmente porque no le tengo miedo al quirófano. El doctor me dijo, “Entonces tienes que ver al doctor Peter Balazs” en otra clínica. La verdad a este punto estaba ansiosa, no conocía al cirujano, y aunque pensaba que después de la operación al corazón esto no sería nada de mayor importancia, tengo que reconocer que estaba un poco asustada.

Finalmente conocimos al doctor Belazs y arreglamos los detalles de la operación me propuso la miomectomía laparoscópica pero me pareció que era más rápido la miomectomía abdominal, el doctor coincidió, éste procedimiento si bien es más invasivo, es más rápido en tiempo quirófano. Realmente no me importaba la cicatriz pero si tres cosas, conservar mi útero, anestesia local  y operarme cuanto antes para estar libre en Septiembre y no perder mis clases en la facultad. Sin mucho  más que agregar, el doctor Balazs dijo, “Nos vemos el día de la operación en el Hospital”. Creo que esa cita no duró ni 10 minutos, fue concisa y al punto.

Con mi esposo salimos conformes con lo arreglado, el doctor nos inspiró confianza. Después que concluimos con los análisis pre operatorios de rutina el día de la cirugía llegó.

En su consultorio el Doctor Balazs respondió cordialmente a todas mis preguntas y me inspiró confianza. Después que concluimos con los análisis pre operatorios de rutina, el día de la cirugía llegó.

En el hospital Saint Joseph de Paterson, me prepararon para la cirugía con el protocolo de rutina. Me ingresaron a una sala intermedia para luego pasar al quirófano, las enfermeras  me dieron una bata, me tomaron los signos vitales, y me hicieron diferentes preguntas con respecto a mi salud, todo estaba en orden. Luego vino el doctor y a mi pedido, me volvió a explicar el procedimiento, fue breve y claro. Otra vez le me aseguré que no me sacaría el útero, y me dijo, “No sólo en caso de tener que salvarme la vida”, y se retiró. Luego hablé con la doctora anestesista, mi plan de anestesia parcial no resultó, ella me convenció de que era mejor estar completamente dormida. Poco después me llevaron al quirófano y me acostaron en esa especie de mesa/camilla. Yo quería mirarlo todo, me fascina todo lo que tiene que ver con la medicina, especialmente los quirófanos. Pero no lo podía evitar, estaba asustada, aún así, percibía la seguridad del equipo entero, cuando apareció el doctor, un gesto particular de él me devolvió la calma. Poco después la anestesista me durmió no sin antes preguntarme a qué me dedicaba, “escribo”, le dije y me durmió.

La cirugía se realizó sin problemas en el tiempo previamente calculado, el doctor habló con mi esposo mientras yo todavía dormía. Cuando me despertaron, solo vi a dos personas, y pedí “oxigen” en inglés me pareció gracioso, pero estaba totalmente movilizada, lloré y le pedí a la enfermera que me diera mi “fake baby”, los efectos de la anestesia… Mi voz estaba débil, la enfermera me puso una manta caliente y fue un gran alivio tenía mucho frío. Usar  anestesia total fue un gran acierto, porque el doctor Balazs encontró más de un fibroma en mi útero y de tamaños mayores a los que mostraba el ultrasonido. Al día siguiente el doctor vino a mi cuarto y me mostró la foto de los fibromas extraídos, realmente necesitaba verlos, “Eso pensé” me dijo, poco después me dio el alta y volvimos a casa por la tarde.

Por qué razón comparto mi experiencia con la Miomectomia

Si bien la miomectomía es un procedimiento común, me dio la impresión que no hablamos de estas cosas, lo suficiente. En otras palabras creo que nosotras, las mujeres, cargamos con estas cosas en silencio. Cuando comenté esto con mis familiares y amigas me sorprendí saber cuántas tienen fibromas y no se operan, acarrean con ellos esperando que se disuelvan, incluso cuando tienen sangrados constantes y se encuentran en riesgo de caer en anemia. Me pregunto por qué razón nosotras las mujeres aguantamos estas cosas? Acaso estamos educadas así? Es parte de nuestra cultura? Muchos doctores recomiendan a sus pacientes no operarse, con la razón de que los fibromas pueden reducirse con el proceso de la menopausia o con tratamientos hormonales. Lo contradictorio es que generalmente aparecen en nuestra edad fértil.😕En mi caso podría ser que la menopausia no me llegue como hasta unos 6 o 7 años más, por lo que no me parece una buena alternativa. Cuando proponen la cirugía muchas veces recomiendan extraer el útero, u omiten dar toda las opciones. Lamentablemente no todas las mujeres hacen muchas preguntas o no tienen la suerte de encontrar un profesional que se tome el tiempo de explicar los diferentes procedimientos. 

A continuación te cuento cuales son los síntomas de los fibromas.

  • Sangrado abundante o períodos dolorosos
  • Anemia (cuando no tiene suficientes glóbulos rojos)
  • Sangrado entre períodos
  • Sentirse “llena” en la parte inferior del abdomen (vientre), a veces se le llama presión pélvica
  • Micción frecuente (causada por la presión que el fibroma ejerce en la vejiga)
  • Dolor durante el sexo
  • Dolor de espalda baja
  • Problemas reproductivos, tales como infertilidad, abortos involuntarios múltiples e inicio temprano del trabajo de parto durante el embarazo
  • Problemas obstétricos, como una mayor probabilidad de cesárea

Las razones por las que se forman los fibromas también son bastantes ambiguas a mi parecer:

  • Hormonas del cuerpo
  • Genes (pueden ser hereditarios)
después de mi Miomectomia
Junto al Dr Peter Balazs en su consultorio

Si bien estaba consciente que la recuperación de la cirugía iba a ser dolorosa, no me esperaba la horrible depresión que tuve. Mi cuñada y mi prima me habían contado lo doloroso que es levantarse de la cama después de la cesárea y lo tenía asumido. Pero ese dolor no fue nada comparado con el vacío interno que sentía. Me sentía anímicamente muy mal, nada que ver con la mujer que soy normalmente, lloraba día y noche con la culpa y el vacío de haber abandonado una criatura, (algo absurdo). También lloraba sin motivos o por cualquier cosa. Traté de leer libros cosa que hago todo el tiempo, pero entendía poco y no me podía concentrar. En casa me cuidaron mucho los primeros días casi no tuve actividad, después empecé a calentarle la comida a los chicos o hacerle el desayuno a la semana y media comencé a cursar la facultad, todavía con los puntos frescos en mi vientre.

A dos semanas del la cirugía visité al doctor Balazs para la revisación, todavía tenía la venda intacta. Me encontró bien, sanando como esperaba pero cuando le comenté de mis estado de ánimo rompí en llanto en su oficina. Ahora lo recuerdo y todavía me da pena, por él, mi esposo y la enfermera. No me podía contener, en cualquier lado o momento del día mis emociones colapsaban. El doctor me dijo que mi depresión podía ser una consecuencia de la operación pero también podría ser causada por muchos otros factores. Muchas de sus palabras hacían sentido a otras realmente no las podía entender. Habiendo tenido 5 bebés por parto natural y con algunos de mis bebés tuve algunos momentos “blue” nada se parecía a este vacío negro en el que me sentía sumergida sin poder ver la salida. Pero con el correr de los días, podía sentirme mejor, podía ver el horizonte. Poco a poco tenía ganas de hacer cosas, de volver a trabajar por ejemplo, comencé a sonreir más seguido. La alegría volvió a mi, empecé a sentirme yo misma otra vez y a dejar atrás esos sentimientos oscuros.

En cuanto a la recuperación física como dijo el doctor, me ayudó mucho estar en forma mi vientre volvió a su estado normal en semanas. Al momento de la operación mis valores en la sangre eran óptimos y esto seguro contribuyó a mi pronta recuperación. A la quinta semana retomé mis entrenamientos físicos de a poco, para abdominales esperé casi 8 semanas.

Si bien creo que no fue fácil este proceso, estoy satisfecha con haber tomado la decisión de operarme. Tuve la dicha de contar con el apoyo emocional y cuidado de mi familia. Pero también tuve la suerte de encontrar un profesional como el Doctor Peter Balazs y su equipo, que con paciencia respondió a mis preocupaciones y dudas durante todo el proceso. Su vocación y dedicación a sus pacientes son invaluables. Debo también mencionar la gran labor que hace NHCAC en nuestra comunidad como proveedores de salud entre otros servicios. Desde mi corazón también agradezco al equipo que me atendió en el Hospital Saint Joseph, especialmente a las enfermeras, me cuidaron con tanto amor y cariño que solo tengo palabras de agradecimiento para ellas.

Con esta experiencia entendí cuán importante son mis hormonas, mis órganos sexuales y qué importante que me ponga primera en la lista y atienda mi salud. Por eso les imploro a todas: estén atentas a los síntomas y hagan todas las preguntas necesarias, investiguen, evalúen sus opciones. Nos tenemos que cuidar, somas la base de nuestra familia, de la comunidad y hasta de la economía. Es importante que aboguemos por la salud de la mujer, la inversión en su investigación y el cuidado de calidad. NO merecemos menos que eso. Atiende tus síntomas no los subestimes, vivir con hemorragias, dolores, hinchazón o falta de energía no es normal ni necesario. Sé tu prioridad, busca la manera de mejorar tu calidad de vida. Si das con un buen profesional, bien, pero recuerda que al final del día es tu cuerpo, es tu responsabilidad, es tu propia vida.

Fuentes:

This entry was posted in familia.

19 comments

  1. Veronica C says:

    Wow! Que buena información. Muchas gracias por compartir. La verdad creo que algunos de los síntomas los tengo. Gracias por compartirlo, consultaré con mi medicoZ

  2. Yolanda Velaz muñoz says:

    Tienes razón que a veces las mujeres no hablamos públicamente de la salud. Como sanitaria conozco bien los fibromas y he visto postoperatorios de varias miomectomias…Muchidimas gracias por compartir tu experiencia y animar a hablar de los problemas de la salud de la mujer.

    • Laura Rodriguez says:

      Gracias a ti Yolanda, no hablamos de eso y no buscamos que se mejore el cuidado de salud de la mujer. Es importante que luchemos para que se nos den todas las opciones y que todas podamos acceder a cuidado de salud de calidad.

  3. Enriqueta Lemoine says:

    Perdona mi frivolidad, pero primero que nada tengo que decir que tu te ves espectacular, Me imagino que es reflejo de lo bien que te sientes. Dicho esto, gracias por hablar de estos temas como la miomectomia. Mientras mas se hable de estos temas, mejor. Mientras informacion tengamos a mano, mejor. Hay tanta gente que sufre en silencio. Un abrazo Laura.

    • Laura Rodriguez says:

      jaja! Gracias Enriqueta, no es frivolidad, me cuido mucho y ese punto es importante. Fíjate que si bien me encontraba en forma y bien nutrida, no pude escapar a los efectos de la depresión post operatoria. Así que si es un buen punto.

  4. Estefania says:

    Gracias por compartir tu experiencia. Hay que hablar más sobre la salud de la mujer, desconocía lo que era fibromas…

    • Laura Rodriguez says:

      Es así hasta que no nos toca no nos damos cuenta de lo importante que es nuestro cuerpo y nuestra salud. Tuve suerte de contar con un médico dedicado, otras veces no se nos ofrecen todas las opciones. Saludos!

  5. Romina Tibytt says:

    Laura, muchas gracias por compartir tu experiencia acerca de los fibromas y abrir el diálogo sobre estos temas relacionados a la salud física y mental/emocional de las mujeres. Es verdad que somos fuertes y muchas de nuestras experiencias difíciles las vivimos en silencio. Forma parte de la cultura y como nos han criado, pero estamos evolucionando, creciendo y ya es hora de romper con todos los tabúes para estar mejor nosotras y pavimentar el camino de nuestros hijos. Hay que cuidarse y tomar acción. Mucho me alegra que te cruzaste con profesionales excelentes, eso es super importante. Excelente también tu nota. Abrazos!

  6. Reina - Soy Mamá en Casa says:

    Gracias por compartir tu experiencia Laura. Es tan importante lo que mencionas, en muchos casos esa posición de aguantar malestares o dejarnos para último en todo hasta en la salud puede traernos consecuencias indeseadas. Realmente es tan común dejarnos para después en la comida, en la ropa, en la salud; por alguna razón estamos condicionadas a eso y definitivamente es como tú dices, debemos cuidarnos por el amor propio y por amor a quienes amamos, no podemos cuidar a los demás si nosotras mismas no estamos bien. Gracias por traer estos temas a la luz, de hecho confieso que dejé mi cita de chequeo físico general hasta Diciembre… de último 🙁

    • Laura Rodriguez says:

      Esa es la cosa Reina, nunca nos ponemos de prioridad, cuando somos las que llevamos la casa y toda la familia. Tenemos que cambiar esto de no darle importancia a las que nuestro cuerpo nos da. A veces pide a gritos atención y nosotras no lo valoramos. Muchas gracias por tu comentario. No falta tanto para Diciembre pero no faltes, please!!

  7. Andreina says:

    Laura, muchas gracias por regalarnos tu experiencia, no sabía muchas cosas de las que dices aquí, como por ejemplo el porcentaje tan alto de cirugías de este tipo y todas las alternativas que existen para tratar este problema. Siento mucho que hayas pasado por todo esto, en especial por el periodo de “depresión posterior” ¿te dijo el doctor porque esta “depresión/ tristeza”?
    Mucho amor para ti, y todo el equipo del hopital.

    • Laura Rodriguez says:

      Gracias por tus palabras Andreina, estoy mucho mejor. Se puede esperar una depresión después de cualquier operación. Pero en este caso las hormonas se vuelven locas, y sentí los efectos. Fue como una depresión post parto pero amarga, sin bebé. Tuve suerte de encontrar un profesional exceptional que me brindó las alternativas y explicó el proceso. Pero parece que eso no es la regla, más bien la exception. Un abrazo!

  8. Claudia Gomez says:

    Waoo increíble que con el porcentaje tan alto en mujeres con este “problema” y no hablamos de ello. Aún tenemos muchos temas tabú que solo nos lleva a desinformación o a ignorar nuestras necesidades médicas. Si habláramos entre nosotras de fibromas, de incontinencia por esfuerzo, de abortos espontáneos, de problemas con la menstruación y de menopausia entre otros, estoy segura que todas saldríamos beneficiadas, e incluso mejoraríamos la calidad de vida de miles de mujeres.
    Yo tengo muchos de los síntomas de fibromas pero hasta ahora no han encontrado nada anormal.
    Increíble la depresión luego de la cirugía y que valiente eres con las cosas medicas, a mi me da pavor cualquier cosita sobre todo por el tema de la anestesia.
    Te ves espectacular como siempre, no parece que hubieras pasado por estos días tan grises. Abrazos.

    • Laura Rodriguez says:

      Claudia diste en el punto: TENEMOS QUE HABLAR DE ESOS TEMAS. Tenemos que abogar por cuidado de salud de la mujer de calidad. Los números son tremendos, no puede ser que genere tanto dinero y se investigue tan poco en nosotras, cuando somos la basa de la sociedad. Yo no le tenía miedo a la operación pero no sabía esperaba una depresión tan fuerte. Estuvimos a nada de recurrir a ayuda psiquiátrica. Y eso que estaba saludable, no tenía anemia ni otros problemas. Espero mi post le sirva a otras mujeres. No tenemos que tener miedo de hacer preguntas, o buscar un profesional que nos responda nuestras inquietudes, es nuestro cuerpo. Muchas gracias por tu comentario. Saludos!

  9. S. Yissele Gallo says:

    ¡Que pena por lo que pasaste mi Lau! Te admiro mucho, eres una mujer muy fuerte y con gran corazón por contarnos tu experiencia, me alegra mucho que todo saliera bien, no hay duda que es mejor prevenir antes de lamentar y vivir con esos síntomas como hemorragias y dolor no es vida! Mis mejores deseos siempre! 🙏🏻🙏🏻🙏🏻

    • Laura Rodriguez says:

      Yesse de todas estas experiencias se aprende mucho. Gracias por preocuparte estoy bien, totalmente recuperada. Pero quería contar mi experiencia y que hagamos conciencia acerca de estos temas, por lo general no hablamos de estas cosas y las pasamos en silencio, aguantamos lo más que podemos para consultar y en la consulta no hacemos todas las preguntas. Espero mi experiencia le sirva a otras mujeres para tomar la mejor decisión. Un abrazo grande!

Qué te parece este artículo? Dime lo que piensas

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.